Noticias

 
El sector agrícola teme las consecuencias por la demora del agua superficial

El sector agrícola teme las consecuencias por la demora del agua superficial

La Comunidad de Regantes El Fresno, la Asociación Interprofesional de la Fresa Andaluza (Interfresa), la Asociación Onubense de Productores y Exportadores de Fresas (Freshuelva), los Ayuntamientos de Lucena del Puerto, Bonares y Rociana del Condado, así como sus respectivas asociaciones de agricultores, se han reunido para mostrar su preocupación ante la pasividad en la tramitación del proyecto “Modernización y consolidación de los regadíos del Condado”, que se encuentra a la espera de recibir la Declaración de Evaluación Ambiental por parte del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Los agricultores y los diferentes agentes del sector están tremendamente preocupados por el retraso de las obras y por lo que esto pudiera significar en los inicios de la próxima campaña.

Este proyecto significará la llegada de agua de superficie al Condado de Huelva, una demanda hecha por los agricultores durante más de 30 años y que aún no ha podido ser satisfecha. La situación actual de sequía ha incrementado la urgencia para iniciar estas obras, que cuentan con una inversión ya concedida de 17 millones de euros (aportados en un 30% por los agricultores y en un 70% por fondos europeos) y crearán 700 puestos de trabajo durante sus 24 meses de duración. Asimismo, supondrán el cierre de aproximadamente 900 pozos de la zona, con el correspondiente alivio que conllevará para el acuífero 27, principal recurso hídrico del que se nutre el Parque Nacional de Doñana.

El sector agrícola, a través de los representantes mencionados, está diseñando actualmente un protocolo de actuación para acelerar la tramitación de la declaración por parte del Gobierno central. Para ello, constituirá una plataforma abierta a otras asociaciones agrícolas y que unifique los esfuerzos del sector hacia este objetivo. Los primeros pasos de estas actuaciones serán solicitar reuniones con las autoridades provinciales y autonómicas y con el ministro del ramo, Miguel Arias Cañete, para que intervenga ante la Subdirección General de Evaluación Ambiental con el fin de que respondan de una vez por todas a la solicitud ambiental.

El Condado de Huelva tiene una superficie de riego cercana a las 3.500 hectáreas y está ocupada fundamentalmente por cultivos de primor como la fresa, la frambuesa y el arándano. Su pertenencia a la Cuenca de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir dificulta la llegada de agua superficial ya que no existen presas que puedan solventar la necesidad de riego. Por tanto, la única posibilidad existente en la actualidad es la transferencia de 4,99 hectómetros cúbicos procedentes del sistema Chanza-Piedra, aprobada por Consejo de Ministros en febrero de 2008 con la finalidad de garantizar el consumo doméstico y la posibilidad de utilizar el agua para consumo agrícola en caso de haber excedente.

El proyecto “Modernización y consolidación de los regadíos del Condado” está fundamentado en esta transferencia y dotará de agua superficial a aproximadamente 1.000 hectáreas que actualmente ya son de regadíos, por lo que no incrementará el área de regadíos, sino que consolidará las ya existentes.

Compartir Imprimir